domingo, 28 de marzo de 2010



Cosas de mi Habitación

Entre a mi habitación.
Me senté en la cama y cerré los ojos.
La lámpara vio mi tristeza
y me preguntó: ¿Por qué tan triste?
(No le respondí)

¡Ya sé! -exclamó ella,
quien mas sino soy yo,
que he estado con ella en las noches de sacrificio,
en sus noches de estudios,
en sus noches de desvelo.
Yo,
que he iluminado su vida en todos estos años.

¿Tu no sabes nada de ella?-le dijo la cama-- ¡yo sé lo que le pasa!...
Yo,
que le he dado la mejor tranquilidad,
el descanso de su cuerpo,
la paz,
¡yo!, que se sus sueños,
sus esperanza.
¡Yo!...que la he visto llorar tapándose el rostro con la almohada.
¡Sí, mi prima la almohada que me lo ha comentado todo!

¡Basta!...yo sé lo que le pasa-le gritó el armario con sonrisa suave-- porque yo soy la que he guardado sus más íntimos secretos;
porque yo la he visto frete a mí,
usar su primer lápiz labial,
usar ese vestido para esas salidas especiales,
arreglarse el cabello,
¿yo sé, cuales son sus deseos?--- recalcó el armario.

¡Jajajajaja!, si que son tontas ustedes---murmuró la retratera--, pregúntele a mi hermana el álbum fotográfico lo que le pasa.

Y todos preguntaron a la vez.
¿Y que le pasa?

--Amigas, ella esta triste, porque la vida esta pasando y, ella no admite los cambios de la vida.
¡Mírenme, como estoy llena de recuerdos!--- enfatizó el álbum-- cada vez que me abre y me hojea, se oscurece su rostro y se pone pensativa.
Y cuando me cierra,
se hace la misma pregunta…

¿Y cuál es esa pregunta?---preguntaron a la vez

…¡como quisiera detener el tiempo, por solo un momento!

Por: Isis Raquel Lainez